» » El punto G femenino

El punto G femenino

ExperienciaSexual Técnicas Sexuales No hay comentarios

Desde que el punto Gräfenberg o Punto G Femenino fue descubierto por el ginecólogo alemán que lleva su nombre, ha sido motivo de interés, estudio y controversia por todos los especialistas del sector.Desde su descubrimiento se han elaborado varios estudios incluyendo como candidatas a mujeres de todas las edades incluyendo también a gemelas idénticas que comparten el mismo patrón genético y los resultados nunca fueron concluyentes, mientras que la mitad de las mujeres encuestadas manifestaban ser portadoras de tan codiciada fuente de placer, otras por el contrario desconfiaban de la existencia de esa zona erógena y manifestaban carecer de ella.

Punto G femenino

Estos fueron los comienzos del punto G femenino en el año 1960, tras su descubrimientos se abrió una línea de investigación sobre este fenómeno y su influencia en el placer obtenido de las relaciones sexuales. El descubrimiento del punto G coincidió junto a la revolución sexual femenina y la aparición de la píldora anticonceptiva creando una nueva perspectiva de concienciación sobre la mujer y su individualidad a la hora de disfrutar del sexo.

¿Pero qué es verdaderamente el punto G Femenino?

El punto G es una zona esponjosa que se sitúa detrás del hueso púbico en donde también se sitúan las glándulas de Skene que se ubican justo detrás de la uretra. Esa zona, está especialmente provista de terminaciones nerviosas que al ser estimulada, aumenta el flujo sanguíneo provocando el aumento del punto G y cuya hinchazón incrementa paralelamente el flujo sanguíneo en las Glándulas de Skene expulsando un fluido de consistencia ligera que se conoce como eyaculación femenina y proviene de un orgasmo diferente al clitoriano, más intenso y de menor duración pero que se puede prolongar en el tiempo. Es posible obtener un orgasmo combinado en la mujer estimulando el punto G y el clítoris, aunque no siempre es fácil, ya que el tamaño tanto del punto G como de las glándulas de Skene son diferentes de una mujer a otra y según los expertos no todas los poseen aunque esto no ha podido ser totalmente contrastado. Para estimular el punto G manualmente  debe introducirse los dedos cinco centímetros apuntando al ombligo e ir explorando la pared frontal de la vagina hasta detectar una zona de contextura rugosa y ejercer presión sobre ella con más fuerza que cuando se estimula el clítoris para que se hinche, el líquido expulsado al alcanzar el clímax es similar al excretado por la próstata masculina.

punto G Femenino

La mejor técnica para conseguir estimular el punto G durante el coito es mediante la penetración desde la parte trasera de la vagina, esta postura es conocida como la del “perrito” en la que la mujer está colocada “a cuatro patas” mientras el hombre la penetra desde atrás. A muchas mujeres les desagrada esta postura pero es la mejor para conseguir acceder al punto G por la angulación del pene, que permite un acceso más directo a la zona y una mejor estimulación. En esta misma postura, el hombre puede aprovechar para estimular el clítoris de la mujer con la mano, de esta forma puede conseguir un orgasmo combinado de mayor durabilidad y una intensidad mucho mayor.

ExperienciaSexual

Hablamos de sexo y hablamos claro, te contamos todo lo que siempre quisiste saber y que nunca te atreviste a preguntar para disfrutar al máximo tus relaciones mejorando tu experiencia sexual.

Deja tu comentario

  • Los comentarios están moderados, no se permiten lenguaje ofensivo, escribir todo con mayúscula ni enlaces salientes

    Nombre:
    E-mail: